Ha pasado un mes desde la declaración de intenciones y las cosas en palacio van despacio. ¡Pero van!

¿Qué tal te están yendo a ti?

En mi caso, increíblemente, mi tendencia natural a la procrastinación y el vaguerío no lo ha echado todo a perder. Avanzo, retrocedo y vuelvo a intentarlo. Así hasta que lo consiga. Cambiar de hábitos y mentalidad no es tan fácil. Se necesita un extra de motivación y fuerza y a mí muchos días me cuesta.

Te voy a contar lo que he estado haciendo, lo que he conseguido, lo que quiero hacer en este próximo mes hasta el 11 del 12 y lo que quiero conseguir. Voy a poner mini objetivos a corto plazo que me ayuden a conseguir mis metas a largo plazo en todos los campos.

En el tema de los cursos on-line. Reconozco que es lo que me cuesta más. O bueno, lo que me costaba. Esta última semana he sacado adelante lo que no había sacado en el último mes. La motivación y la fuerza, qué importantes son. Creo que este mismo mes podrá salir el curso que estoy preparando junto con R. Aún falta mucho material de diapositivas y montar vídeo, pero creo que es relativamente fácil y rápido de hacer. Así que tengo previsto ponerme con ello a mediados de esta semana. Y cuando el curso se publique, ponerme a hacer otro. La verdad es que tengo uno con el material casi acabado, quizás siga por ese. Antes de que se acabe el año quiero publicar otro más, en total dos, uno en noviembre y otro en diciembre. Es una apuesta que estamos haciendo con todo el amor y la energía que tenemos, pero tengo que confesarte que aún me siento muy insegura. ¿Gustarán, no gustarán?¿Se entenderán, interesarán? A final de año haremos balance y veremos qué ocurre.

Mi escritura también ha avanzado este mes. Y, como en el caso del curso on-line que estoy preparando, la última semana ha sido decisiva. He estado siguiendo el Campamento Virtual para Escritores «SUEÑA, CREA, TECLEA con Érika Gael» de Cómo ser escritor y ha sido una experiencia motivadora a saco, que es lo que necesitaba. Lo tengo comprobado, en cuento empieza el frío me desinflo, como un oso que pasa al modo hibernación. Pero Érika, que es una persona que contagia energía y buen rollo a raudales, ha conseguido que despertara del todo y volviera a enamorarme de Lola y Cesc, los protagonistas de la novela que dejé a medias en junio. Me he propuesto acabar las escenas que me quedan en el planteamiento de la novela este mes. Y si cae alguna más, mejor que mejor. Necesito dedicarle tiempo para volver a meterme en la historia y la piel y los sentimientos de quienes la pueblan, pero sobre todo necesito actitud y motivación. Tengo otras historias a medias pero he decidido dejarlas de lado y centrarme en esta, al menos hasta acabar el primer borrador. Porque después me tocará reescribir y creo que mucho. He cometido el error de releer y me he horrorizado con lo que escribí. Creo que cuando acabe el borrador podré hacerlo mejor porque la historia formará parte de mí completamente y podré ponerle el tono y sentimiento que de verdad necesita. Me queda mucho trabajo por delante pero lo importante ahora es seguir haciéndolo, pase lo que pase.

Me encantaría hacer más trabajos de diseño y empezar a crear patrones, pero de momento los cursos on-line y la novela se han comido este tiempo. Tengo pendientes dos cursos en Doméstica y otros tantos en Skillshare sobre este tema, además de un montón de ilustraciones que hice en su día y que tengo que escanear y convertir en patrones decentes. Pero de momento no hay tiempo físico. En este campo me planteo probar algo a principios del año que viene, cuando haya publicado los cursos de Skillshare que quiero publicar y estemos haciendo balance de la situación. Así que de momento, esto, aparcado. Aunque me hagan los ojos chiribitas cada vez que veo algo relacionado con ello.

La música es lo que va mejor. Tenemos conciertos, los que queramos, nos lo pasamos bien y las canciones propias van fluyendo. Lo único malo: estamos todos resfriados. Los malditos virujis otoñales han hecho mella en los cantantes y estamos cascados. Paciencia e ibuprofeno. Además tengo un nuevo reto, yo que quería aprender a tocar un instrumento, pues me han dejado una pandereta para que vaya practicando. Me he dado cuenta de lo patata que soy con el ritmo, yo, que siempre he soñado con una batería. Madre mía, qué de trabajo me queda por delante. Pero igual que con todo, paciencia y un poco cada día, y acabaré por conseguir cantar y tocarla al mismo tiempo. Aunque ahora me parezca imposible.

Con el tema del ejercicio físico y la alimentación he sido más irregular. Esta asignatura pendiente es sin duda la que más me cuesta. Empecé a seguir los vídeos y el programa de Sergio Peinado (Fuertafit) pero me resfrié y me desinflé. Por otro lado esta semana no hemos tenido tiempo de ir a hacer la compra y he tenido que tirar de comidas no todo lo frescas que debieran ser. Esto es importante, sobre todo lo de la alimentación, porque se trata de mantener el equilibrio en lo que toda la familia come y tengo que ponerme las pilas más urgentemente que en nada más. Para este mes me propongo volver al método de entrenamiento y hacer una planificación de comidas y compra saludable, coherente y fácil de llevar a cabo.

Lo mismo ocurre con el ambiente, el orden y la limpieza de la casa. He conseguido una rutina en la que cada día, antes de las nueve y media, la casa está ventilada, las camas están hechas, el comedor recogido y los platos fregados, pero hay cosas que necesitan tiempo específico como organizar las habitaciones. Este mes me voy a proponer como reto mejorar el despacho, que es ahora mismo la habitación donde trabajamos y guardamos los trastos. Creo que es la que necesita una reestructuración más urgente para hacerla más acogedora, más cálida y nos ayude a estar más tranquilos y ser más productivos.

Este mes pasado no estuve mucho tiempo al aire libre pero sí seguí visitando a mi abuela y tuve contacto con algunos de mis amigos. La verdad es que no me apetece salir con el frío y creo que me voy a convertir en una ermitaña hasta la primavera, pero seguiré haciendo lo que pueda.

Y en cuanto a vicios: fotografía, viajes y lectura, solo me he permitido éste último. Y poco. Este último mes solo he leído dos libros: El habitante de la sombra, de Ricardo Riera y Una pareja casi perfecta de Marian Keyes. Y los recomiendo los dos. Para este mes me he propuesto leer al menos dos más, uno de ellos es Canadá, de Richard Ford, el otro lo iré viendo sobre la marcha.

Y, como ves, en general, mis objetivos para el próximo mes son no decaer y seguir adelante. Intentarlo más y mejor. Sentirme mejor y hacer que quienes me rodean también se sientan mejor. Vivir con todas las letras y hacerlo de la manera más consciente, amable y pacífica posible.

Seguir soñando.

A pesar de todo.

Siempre.

Nos leemos el mes que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: María Carmen Latorre. / Finalidad: gestionar los comentarios. / Legitimación: tu consentimiento expreso. / Destinatarios: los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Hostinger (proveedor de hosting de mclatorre.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Hostinger./ Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a hola@mclatorre.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad del web en mi política de privacidad.