Ahora que estoy metida en la escritura de mi primera New Adult en Wattpad, The Black Star Army, tengo la música, y en concreto el rock más presente que nunca en mis escritos y mis cascos. Bueno, en realidad el rock siempre ha formado parte de mi vida (si has leído la Nota de la autora de The Black Star Army sabrás a qué me refiero ;-P ) y sigue ahí, siempre seguirá ahí, por lo que no es raro que también haya influido en la elección de algunas de mis mejores lecturas en estos últimos tiempos.

Y de ellas quiero hablarte hoy. De tres libros con tres protagonistas femeninas (una de ficción y dos reales) idealistas, decididas, fuertes y soñadoras, que lucharon, sintieron y vivieron y viven por y para la música. Tres libros que hablan del trabajo que hay detrás de los escenarios y las críticas musicales. Crudos, inspiradores y divertidos. Tres libros escritos por tres mujeres. Tres recomendaciones para leer este mes de octubre, dedicado a leer autoras. Tres joyas.

Cómo se hace una chica, de Caitlin Moran

como-se-hace-una-chica

El libro con el que descubrí a esta autora y, sin duda, uno de mis favoritos de 2016. Cómo se hace una chica es un libro de ficción, donde la narración en primera persona, dulce, ingenua, sin complejos y encantadora, la hace su protagonista, Johanna Morrigan, una adolescente inglesa de clase media/baja, que está definiendo su personalidad y buscando su camino en la vida. En la época en la que Blur y Oasis dominaban el panorama musical ella decide crearse un alias y escribir reseñas musicales como medio para ganar algo de dinero. Así es como se introduce en el mundo de los conciertos y se relaciona con músicos y hace un retrato de aquella época entre bambalinas.

Lo voy a confesar, a mí me encanta este libro porque mi adolescencia coincidió más o menos con la de la protagonista, porque yo también soy de barrio obrero, porque me encantaba Blur en aquella época (me parecía que Damon Albarn estaba como una regadera y me encantaba) y porque siempre he estado ligada al movimiento fanzinero de alguna u otra manera. Porque hay tantas cosas en esta historia con las que puedo identificarme que era imposible que no me llegara al corazón. Pero también porque la época en la que transcurre y el personaje de Johanna están tan maravillosamente caracterizados y ella es tan adorable que solo quieres que todo le salga bien y no puedes dejar de acompañarla.  Este libro, además de estar bien escrito, se lee en un suspiro y medio, y para los que ya pasamos los «taitantos» está plagado referencias que nos hacen reír de nostalgia y ternura. De verdad, échale un ojo, que no te arrepientes.

Ropa música chicos, de Viv Albertine

ropa-musica-chicos

Muchos no teníamos ni idea de quien era esta mujer hasta que escribió sus memorias. Y vaya memorias. Precursora del movimiento punk en la Inglaterra de los setenta y guitarrista del grupo femenino The Slits narra en este libro cómo vivió toda aquella época que fue una ruptura, una vorágine, una explosión de rabia, rebeldía y libertad, pero también cómo se alejó de todo aquello y de qué manera transcurrió su vida después del punk.

Si eres un mitómano y te encantan los grupos de la época, sobretodo The Sex Pistols y The Clash, no te pierdas este libro, ya que Viv formó parte de su círculo cercano. En este sentido es una crónica apasionada y detallada, muy bien ambientada y altamente descriptiva de lo que se cocía y del ambiente que se vivía dentro y fuera de los escenarios. Y si no eres un mitómano también te lo recomiendo muchísimo, sobretodo por esa segunda parte, la que más me ha gustado del libro, en la que Viv ya ha dejado los escenarios y se enfrenta a una vida «corriente», casada y luchando por tener un hijo.

Empieza entonces el relato de una mujer que supera las devastadoras secuelas que varios tratamientos de fertilidad han dejado en su cuerpo (incluido un cáncer), que intenta ser «la buena esposa», conformarse y hacer lo que se espera que haga, ser lo que se espera que sea. Peor que después de vivir décadas fingiendo irremediablemente acaba dando un golpe en la mesa y volviendo a su origen, a su esencia, a lo que le hace vibrar: la música. Viv se divorcia e invierte el dinero en una guitarra eléctrica y clases con un profesor. Viv vuelve a componer, a actuar en pequeños circuitos, a grabar. A empezar de cero, amando la música y a haciendo que nosotros también la amemos y sintamos con su relato. Viv vuelve a vivir y a enseñarnos que nunca es tarde para reivindicarnos.

Un libro de cinco estrellas que inspiró el cuento Rajita, uno de los relatos de mi recopilatorio Placeres. Y que me inspira cada día para sentarme delante del ordenador y escribir hasta que me duelen los ojos.

Éramos unos niños, de Patti Smith

eramos-unos-ninos

A Patti Smith la conocemos y celebramos popularmente por haber cantado una canción de Bruce Springsteen, Because the night, y por el, ya himno, People have the power. (Y tratamos de olvidar y perdonar porque hizo una versión de Smells Like Teen Spirit). Y también porque fue inspiración y parte activa de la escena punk estadounidense. Pero, ¿de dónde salió esta mujer? Pues esta pregunta la responde ella misma en este libro, en el que narra cómo llegó a Nueva York, cómo las pasó «canutas», pero cómo su pasión y su dedicación al arte (pintura, escritura y música) la levantaron hasta que finalmente pudo vivir de lo que ella quería y como quería. Una mujer luchadora y fuerte, con las metas bien afianzadas y sin miedo a fracasar en el camino por ser artista.

En su relato también es importante su relación con el fotógrafo Robert Mapplethorpe, con quien compartió varios años de su vida. Fueron amantes, pareja, compañeros de estudio, amigos y, sobretodo, dos artistas que se admiraban y apoyaban. Tal y como lo describe Patti, eran dos seres que cuidaban y querían al otro, eligieran la vida que eligieran.

Cuando terminas de leer este libro, ¿sabes qué te queda? La sensación de que hay gente por ahí luchando y consiguiendo cosas. Y de que tú también puedes formar parte de ellas. La sensación de que el camino hasta tus objetivos es largo y a ratos está rodeado por un paisaje desolador, pero que siempre hay más camino, que siempre hay que ir más allá. De que nunca debe uno dejar de caminar y de que lo que sale del corazón llega al corazón.

Admiración y conexión. Y muchas, muchas ganas de hacer cosas. Así que ¡vamos a ponernos a ello!

Créditos:
Fotografía de cabecera, libre de derechos, por Haley Powers via Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: María Carmen Latorre. / Finalidad: gestionar los comentarios. / Legitimación: tu consentimiento expreso. / Destinatarios: los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Hostinger (proveedor de hosting de mclatorre.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Hostinger./ Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a hola@mclatorre.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad del web en mi política de privacidad.