La apuesta de Harlequín por el librojuego ha pillado a más de un/a lector/a habitual de la editorial y del género por sorpresa. Así que ahí van algunas pistas sobre qué esto de los librojuegos eróticos y románticos.

¿Qué es exactamente esto del librojuego y la #eróticainteractiva?

Ésta es una pregunta frecuente y lícita, porque aunque el formato no es nuevo, no todo el mundo tiene porqué saber qué es un librojuego y qué va a encontrarse cuando se adentre en su lectura. Por eso, me he decidido a escribir este post. Y me gustaría poder dejar claros en él algunos puntos (siempre desde mi punto de vista personal), los que creo más importantes y que quizás aún sean algo confusos, con el fin de que después de su lectura sepáis si realmente os gustaría o no leer un librojuego y evitar posibles sorpresas.
Por supuesto, si después de leer estos cinco puntos os surgen dudas, o queréis añadir cualquier cosa, podéis hacerlo en los comentarios.

Sin más, vamos allá.

 

Número 1. Tendrás que tomar decisiones.

Esta es, en mi opinión, la más importante.
Es la característica principal de los librojuegos. La que los diferencia de las novelas, por ejemplo.

Cada ciertas páginas (no es un número fijo, depende de lo que duren las escenas y la acción) tendrás que tomar una decisión. Tendrás que decidir entre las opciones que tiene la protagonista en ese momento de la historia, porque así irás construyendo la trama.

Esas decisiones son muy importantes, ya que gracias a ellas ocurrirán unas cosas u otras completamente diferentes. 

La autora que ha escrito la historia lo ha hecho con un solo inicio, pero hay múltiples opciones de nudo y desenlace, que podrás escoger.

Haciendo un símil podríamos decir que, en una novela o un cuento, la estructura que la autora o el autor plantea se basa en coger de la mano al lector en el inicio del libro y guiarle hasta el final a través de un camino, más o  menos tortuoso, pero único.
En cambio en un librojuego, lo que hace el autor o autora es estructurar la historia de manera que, si bien te toma de la mano al principio, se para contigo en los diferentes cruces de caminos que os vais encontrando y te pregunta: ‘¿Qué camino quieres tomar?’. Una vez lo escoges, vuelve a tomarte de la mano y te acompaña hasta el siguiente cruce de caminos, y así, hasta el final.

Comentario personal: dejando esto claro, me gustaría poder evitar que después de la lectura alguien pueda pensar algo como: “No me ha gustado el libro porque tenía que tomar decisiones.” 

Número 2. Solo se presenta en formato eBook.

Si bien en el pasado los librojuegos fueron únicamente en papel, tenemos la suerte de que hoy en día pueden ser eBooks. ¿Por qué la suerte?, pues porque podemos pasar de una opción a otra, según nuestras decisiones, simplemente haciendo clic sobre la opción escogida. Exactamente haciendo el mismo esfuerzo que si pasáramos de página. Así de fácil.

Las autoras hemos querido daros tantas posibilidades de elección que sería criminal que tuvierais que buscarlas a mano. Imposible. Horrible. Os haría perder el hilo y acabaríais dejando la historia. Y en ese caso sería completamente comprensible que lo hicierais. Yo también lo haría. Pero por suerte para todos, NO es el caso. 

Solamente tenemos que tocar la opción escogida y seguir leyendo. Y esta interactividad, esta comodidad de lectura, de momento, solo puede darse en este formato. Por eso los librojuegos solo se han presentado en formato eBook.

Comentario personal: dejando esto claro, me gustaría poder evitar que después de la lectura alguien pueda pensar algo como: “Me he mareado yendo de una opción a otra y he perdido el hilo.”

 

Número 3. El narrador. 

El narrador de estos librojuegos en concreto, es la protagonista, primera persona del singular. Y el tiempo, pasado.

La razón es hacer la historia más cercana a la lectora o lector, y narrarla de la manera más coherente con la estructura y la manera de ser de estos librojuegos.

Piensa que estás, literalmente, siguiendo a la protagonista y decidiendo por ella, ¿no te mereces pues sentir y vivir todo lo que le ocurra en primera persona?, ¡por supuesto que sí! 

Tú eres en realidad esa protagonista. Tú eres la dependienta de la mercería, la joven universitaria indecisa, la fotoperiodista intrépida y la salvaje joven que danza bajo la luna del solsticio. Tú eres todas ellas. Te metes de lleno en su piel, como no lo habías hecho antes. Por eso te mereces ese “yo” próximo y no un “ella” lejano.

Comentario personal: dejando esto claro, me gustaría poder evitar que después de la lectura alguien pueda pensar algo como: “El narrador no narra, y solo se da el punto de vista de un personaje”

 

Número 4. Hay que leerlo más de una vez. Y de dos. Y de tres. Y de cuatro.

De hecho, tantas veces como finales, o incluso más. La virtud del librojuego es precisamente esa, que la historia puede ser totalmente diferente según tus propias decisiones. Y que una vez que has llegado al final, no es el final. Es tan solo uno de los finales posibles.

Vuelve hasta el punto que quieras, o hasta el principio si lo deseas, y toma otras decisiones. Juega. Diviértete. Explora. 

Por supuesto, mientras estás leyendo, puedes ser consecuente y seguir leyendo pese a que la opción que has escogido no te satisfaga completamente, o puedes volver atrás. Nadie te va a reñir por ello. Pero lo que sí puede ocurrir, si haces esto segundo, es que te hagas un lío.
Es absolutamente recomendable seguir adelante, hasta el final, en la misma lectura, ya que siempre podrás escoger y cambiar las cosas, y quizás así llegues a un gran final al que de otra manera no podrías acceder.
Hay diferentes tipos de finales, unos ‘mejores’ que otros según los gustos, y muchísimas maneras de llegar a ellos. Y uno de los retos y las características del librojuego es descubrirlos todos.

Además, ten en cuenta que un librojuego puede hacer añicos una de las preguntas más puñeteras que una o un lector puede hacerse en la vida. No es otra que la mítica: ¿Y qué hubiera pasado si…? 

Y, por supuesto, la también mítica: ¡¿Por qué este personaje está haciendo esto, por Dios?!

Esto no se da todos los días, ¡ y hay que aprovecharlo al máximo! 

Por que en un librojuego podéis saber qué hubiera pasado, y podéis decirle a la protagonista que no queréis que sea tan tímida, o todo lo contrario. Así que…

Comentario personal: dejando esto claro, me gustaría poder evitar que después de la lectura alguien pueda pensar algo como: “No me gustaron la historia ni el final que leí. Así que ¿para qué leer más?”

 

Número 5. La calidad de la historia en entredicho. 

Existe la creencia de que la historia narrada en un librojuego no puede tener profundidad. Que los protagonistas no pueden tener carácter, que son sí o sí planos. Un aburrimiento, vamos.

Bueno, entiendo que esta creencia errónea sea producto, quizás, de relacionar éstos librojuegos con los que fueron aquellos primeros librojuegos allá por los años 80. Aquellos eran aventuras para público infantil y juvenil y como tales estaban escritas. Primaba en ellas la acción y la mayoría de los personajes eran arquetípicos, por lo que un adulto podría pensar que no tenían ‘profundidad’, aunque a un niño le encantaran.

Pero entonces ya estamos hablando de cosas que no tienen que ver con el formato del librojuego, sino con las reglas de cada género y a quién va dirigido, que pueden encajar más o menos con nosotros. Y con la manera de escribir del autor o autora.

Porque novelas, cuentos, películas, series de televisión… cuyo argumento nos haya parecido que no tenía profundidad y cuyos personajes nos hayan parecido ‘un pan sin sal’, conocemos por desgracia todas y todos.
Porque hay de todo en todas partes. Igual que en los librojuegos.

En un librojuego puedes encontrar un personaje del que enamorarte y una historia en la que continuarás pensando durante horas. O no. Y no es porque sea un librojuego, es simplemente porque la historia y cómo está narrada, te ha llegado o no.

Esto que voy a decir ahora, me parece una obviedad, pero lo apuntaré: si un librojuego es erótico, o romántico, o policíaco, o de terror, y va dirigido a un público adulto, eso es lo que vas a encontrar. Una historia de ese género dirigida a un público de esa edad. Y si bien es cierto que en el librojuego la acción de la historia es muy importante, ya que es imprescindible dotarla de dinamismo para hacerla avanzar, no significa que por ello vayan a descuidarse los detalles, o el alma del género que se está escribiendo.

Comentario personal: dejando esto claro, me gustaría poder evitar que después de la lectura alguien pueda pensar algo como: “Solo me he leído un librojuego y, como en todos los librojuegos, la historia no tiene profundidad y los personajes son planos.”

 

Y para finalizar… 

¡Muchísimas gracias por haber leído hasta aquí!

Espero que esta parrafada no haya sido demasiado tostón, que te haya aclarado, si la tuvieras antes de leerla, algunas de tus dudas sobre los librojuegos de #eróticainteractiva, y que te hayan entrado unas ganas terribles de probar este formato y esta nueva aventura.

Antes de poner el punto y final, me gustaría decirte dos cosas más: la primera, que ojalá disfrutes leyendo estos títulos tanto como las autoras hemos disfrutado escribiéndolos. Y la segunda, que no dejes de JUGAR, con mayúsculas y en negrita, cuando te sumerjas en estos librojuegos.
Además de las opciones normales, tienes opciones secretas que descubrir en el texto, y yo de ti no me daría por completamente satisfecha o satisfecho, sin haberlas encontrado todas.

Exprime SIEMPRE el librojuego al máximo, es la mayor felicidad que puedes darnos a las autoras y el mejor homenaje que puedes hacerle a la historia.
Y por supuesto, ¡disfruta de la lectura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: María Carmen Latorre. / Finalidad: gestionar los comentarios. / Legitimación: tu consentimiento expreso. / Destinatarios: los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Hostinger (proveedor de hosting de mclatorre.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Hostinger./ Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a hola@mclatorre.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad del web en mi política de privacidad.