El año pasado fue bastante fructífero en cuanto a visualización de series y este año también lo está siendo, así que me he animado a hacer un top 8 destacando las series más inspiradoras de la temporada.

Sense8

Creo que el mayor descubrimiento del año. Mi number one. Una serie coral, que podríamos calificar de ciencia ficción, ambientada en la actualidad, que combina acción, romanticismo, drama y denuncia social. Refleja como un prisma la complejidad de la sociedad mundial, de la vida, los conflictos, los sentimientos y de cómo pese a todas nuestras diferencias estamos conectados.

Una serie de diez, con unos actores de escándalo (Miguel Ángel Silvestre, para mí, se ha redimido completamente como Lito) y una producción a la altura, tanto es así, que esa fue la razón principal de su cancelación. La recomiendo con los ojos cerrados y el corazón.

  • Ciencia ficción
  • Hermanas Wachowski , Joseph Michael Straczynski
  • Netflix
  • Wikipedia
  • Twitter

¡Ay! ¡Ojalá fuera verdad que pronto hay un nuevo capítulo de estreno de sense8! :’-(


Black Sails

Una de piratas en la que se une la figura histórica de los que existieron (Jack Rackham, Anne Bonny, Edward Teach «Barbanegra», entre otros) con la de los ficticios, sacados en su mayoría de La Isla del Tesoro (como el capitán Flint, Billy Bones o Jon Silver, por ejemplo).

La trama muestra la lucha de estos piratas por conservar el poder sobre Nassau y preservar su modo de vida frente a Ingleses y Españoles.

Actorazos y un guión inteligente a los que se suman diálogos y producción fuera de serie. Por cierto, enamoradísima me han dejado las joyas que lleva el personaje de Max, y eso que yo no soy de llevar mucho joyerío. Vestuario, caracterización y ambientación en general muy cuidadas.

 Gente, os echo de menos… ¡arrrrrg!


Outlander

Serie mítica en todos mis ránkings. No me he leído las novelas, las tengo pendientes, pero la serie me conquistó desde el capítulo uno. Después de tres temporadas (ahora mismo se está emitiendo la tercera) yo me sigo quedando con la primera. Quizás soy una nostálgica de las Highlands y la ambientación en Escocia y demás me fascinó.

El elenco está plagado de excelentes actores pero brilla con especial intesidad la protagonista femenina, Catriona Balfe, que nos regaló varias escenas en la segunda temporada que son de Oscar (aunque en esta tercera temporada le ha tocado un guionista que la odia, porque al final conseguirá que la coja manía y todo). Por si no sabéis de qué va os digo rápidamente que hay viajes en el tiempo y mucha pasión, y que TENÉIS que verla.

¿Os habéis fijado que, estén donde estén, siempre están estupendos?


Juego de tronos

Yo formo parte de aquél grupo de personas que se leyó los libros de Canción de Hielo y Fuego hace centurias, los recomendaba a diestro y siniestro, al que todo el mundo tomaba por el pito del sereno. Y también de los que se tiraron de los pelos cuando vieron a Michelle Fairley haciendo de Catelyn Stark. Pero superados los traumas y habiendo aceptando que la serie está basada en las novelas y que no pretende ser una guía estricta de ellas, reconozco que me enganché como una yonki.

También ayudó que mis personajes favoritos en las novelas: Tyrion y Daenerys, también fueran mis favoritos en la serie, y que el resto de ellos tuviera una evolución tan interesante. Aquí hablar de enorme producción es quedarse corto y sabiendo que George R.R.Martín, el autor de las novelas, colabora en la serie, la calidad de la trama es indiscutible.

Una de las historias más bien hiladas de las series actuales y yo creo que de todos los tiempos. Adictiva, fascinante y de visionado obligatorio. Una lección de ficción en incontables sentidos.

  •  Fantasía / Drama
  • David Benioff / D.B. Weiss
  • HBO
  • Wikipedia
  • HBO

Daenerys tiene poder, Daenerys tiene poder, Daenerys es poderosa, Daenerys tiene poder.


Poldark

Esta es la última serie que he descubierto. Es la segunda adaptación que se hace de la serie de novelas del mismo nombre, y que se empezaron a publicar allá por 1940, en Inglaterra. La primera adaptación que se hizo para televisión fue en los años setenta y recuerdo que mi madre tenía un par de libros que se publicaron entonces, para aprovechar el tirón.

De esta diré que al principio el actor que da vida al protagonista masculino no acababa de convencerme, quizás por su físico que muy inglés no es, pero la verdad es que lo hace muy bien y, acabada ya la tercera temporada, tengo que felicitar a quien hizo el casting. Lo que más destaco es la humanidad en las reacciones y sentimientos de los personajes, su evolución y su complejidad.

La pareja protagonista, Ross y Demelza, son tal para cuál, a ver quien es más obstinado y visceral, pero sin duda me quedo con ella. Sí, es cierto que si a Ross no le diera por desafiar la ley y embarcarse en aventuras varías no tendríamos trama pero al final la que acaba pagándolo y cargándolo todo es ella, así que para Demelza toda mi simpatía y admiración.

Otra cosa que ha hecho que esta serie sea irresistible para mí: ni los malos son tan malos, ni los buenos tan buenos. Y por supuesto la centenaria tía Agatha y sus cartas del tarot.

En mi opinión la serie debería llamarse Demelza, y en algún capítulo ella debería poder darle por fin de capirotazos a él X-D.


El ministerio del tiempo

Una prueba más de que en esta piel de toro no se aprecia la buena ficción hecha aquí.

Una serie de ciencia ficción, que podría fliparse muchísimo con lo de los viajes en el tiempo, pero que acertadamente ha apostado por mostrar a sus héroes muy cercanos a nuestra realidad cotidiana. En el ministerio hay funcionarios mal pagados, recortes, gente valiente haciendo lo que puede de la mejor manera posible.

Pese a los cambios en el trío protagonista, y aunque a veces se echa de menos la candidez e inteligencia de Amelia Folch (aunque también a veces se pasaba un poco de pánfila y te daban ganas de sacudirla a ver si despertaba), el elenco no ha perdido para mí interés en ningún momento.

Si queréis ver algo de producción española y no sentir vergüenza ajena os la recomiendo muchísmo. Vale sin duda la pena.

  •  Ciencia ficción / Aventuras
  • Pablo y Javier Olivares
  • rtve
  • Wikipedia
  • rtve

Aunque no salga en la foto que ilustra el post, ILY Pachino!


Glow

De pequeña, igual que la mayoría de niñas y niños de mi clase, veía Pressing Catch en la tele. Hulk Hogan, el Enterrador, el Último Guerrero, los Sacamantecas, Jimmy Estaca Dugan… ¡madre qué tiempos! Pero ni una sola mujer.

No sé si había combates de mujeres, ni si los pasaban por la televisión en España, pero no vi ni uno entonces. Los he visto después, hace poco, pero no son lo mismo. Porque aquella estética de los combates que veía de pequeña, ese aura, esa cosa que tenían todos aquellos luchadores, ya no está.

Hasta que devoré Glow. Esta serie que se ve en un suspiro, y cuya segunda temporada espero impaciente, creo que es lo más fresco y divertido que he visto este año. Mujeres muy humanas, con sus dudas y problemas, intentando sacar adelante un show de lucha libre en los ochenta, creando personajes, utilizando los roles de la época (la mala malísima es Zoya la Destructora, venida directamente de la Unión Soviética y la buena buenísima es la típica rubia que encarna todos los valores tradicionales americanos), mostrando la forma de vida de entonces, las drogas, el sexo, la pobreza… ¡Y la estética de la época!

A-lu-ci-nan-te.

Esta serie está llena de momentos en los que la empatía y la simpatía se te dispara y consiguen que por unos minutos les entregues tu corazón.

De verdad, muy divertida, muy agridulce. Un must.

¡A empoderarse chicas!


Stranger Things

Esta serie nos emocionó, atrapó y convenció a toda una generación de treintañeros y cuarentañeros apelando a nuestra nostalgia.

Era ver Stranger Things y acordarnos de aquellas películas de aventuras y ciencia ficción de los ’80, las de Steven Spielberg, donde los protagonistas eran niños con gran imaginación que vivían grandes aventuras. Solo por eso se le perdonan algunos fallos y, yo personalmente, prefiero acordarme solo de las buenas.

Sí, está llena de tópicos ochenteros, tanto en los personajes, como en la trama, en la ambientación, pero, eh, de eso, por encima de todo, se trata esta serie.

Solo por hacernos sentir de nuevo lo que sentíamos al ver los Goonies merece verla.

Quiero hacer una mención especial para el que tuvo la idea de la ouija, en la pared de la casa de Wiñona, con las luces de Navidad. Me encantó.

¿Habéis visto alguna? ¿Os ha gustado? ¿Qué serie me recomendáis no perderme en 2018?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: María Carmen Latorre. / Finalidad: gestionar los comentarios. / Legitimación: tu consentimiento expreso. / Destinatarios: los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Hostinger (proveedor de hosting de mclatorre.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Hostinger./ Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a hola@mclatorre.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad del web en mi política de privacidad.